Open

¿Cómo mejorar la comunicación interna de tu empresa?

La comunicación interna de una empresa son todas las estrategias y acciones de comunicación dirigidas a la red de empleados que conforman a la empresa, que tienen la finalidad de fomentar el diálogo entre las distintas áreas y equipos de trabajo, al mismo tiempo que motiva la participación activa de todos los trabajadores.

Una mala o nula estrategia de comunicación interna (en el peor de los casos), puede generar pérdidas significativas en cualquier empresa. Cuando la comunicación entre los trabajadores es conflictiva, el flujo de trabajo se entorpece y los resultados generales sufren igualmente. Por esto es vital generar estrategias especializadas en todas las organizaciones para así aumentar la rentabilidad y disminuir pérdidas, ya que tener en cuenta la opinión de los empleados y facilitar los canales de comunicación interna entre estos y los directivos repercute positivamente. Aumenta el grado de compromiso, la motivación y el sentimiento de pertenencia a la entidad.  

Las 3 claves esenciales para construir una estrategia de comunicación interna son: 

1.- Planificación e insight: Al momento de comenzar a crear estrategias es esencial tener conocimiento sobre las prácticas y manejos de cada área dentro de la empresa. Las necesidades específicas de un grupo de trabajo pueden ser completamente diferentes a la de otro en la misma organización, por eso es muy importante que las estrategias de comunicación contemplen las diferencias en las dinámicas y sepan escuchar a los empleados de acuerdo a sus métodos. 

2.- Integración: Una vez que se tiene clara la estrategia y la planificación de los puntos clave en la comunicación interna, debe forzosamente reflejarse por medio de acciones reales y concretas, dentro de la organización, para que pongan de manifiesto que se está poniendo en práctica un tipo de comunicación más eficiente y que no son acciones puramente teóricas sin alcance real. Es decir, las acciones innovadoras de la estrategia de comunicación interna tienen que plasmarse en casos y situaciones en donde los trabajadores puedan ver y sentir que existe un cambio más allá de la retórica empresarial. 

3.- El compromiso de la dirección: Para que una relación comunicativa funcione es necesario que todos pongan de su parte. Lejos queda esa política de las empresas en las que lo que primaba era la comunicación descendente, es decir, los responsables mandaban y los trabajadores acataban. La humildad de los directivos y la potenciación de acciones que motiven a los empleados son dos aspectos básicos para formar equipos productivos y competitivos. Si lo fomentamos aumentará el sentimiento de pertenencia a la empresa por parte del trabajador.